Reunión del comité de crisis  asesinatos machistas
La Secretaria de Estado de Igualdad y contra la violencia de género, Ángela Rodríguez (izquierda), y la Delegada del Gobierno contra la violencia de género, Victoria Rosell, ofrecen una rueda de prensa tras la reunión del comité de crisis para analizar los últimos asesinatos machistas en el mes de agosto este lunes en MadridJ.P. Gandul (EFE)

Los siete asesinatos machistas cometidos en agosto han propiciado el segundo comité de crisis del verano convocado este lunes por el Ministerio de Igualdad, donde se han identificado tres factores de riesgo en los que las instituciones implicadas van a poner el foco para mejorar la protección: el proceso de separación, el embarazo y la recogida de enseres del domicilio familiar tras la ruptura con el agresor. Así lo ha explicado la secretaria de Estado de Igualdad, Ángela Rodríguez. Además, la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género ha confirmado que los dos crímenes cometidos este domingo en Sevilla y en Villanueva del Arzobispo (Jaén) son asesinatos machistas, lo que eleva las víctimas hasta las 42 en lo que va de año, un total de 1.226 desde que se empezaron a contabilizar en 2003.

El comité de crisis ―con representantes de los ministerios de Igualdad y Justicia, la Fiscalía y de las autonomías― ha planteado, también, la necesidad de que las víctimas reciban especial atención cuando tengan problemas económicos para lograr una vivienda después de separarse. Rodríguez, además, se ha referido a las mujeres migrantes como un grupo especialmente invisibilizado y ha abogado por la mediación intercultural en la comunicación con estas víctimas para tratar de acercarlas a las instituciones. Una de las propuestas es que se facilite la atención en su lengua propia.

La perspectiva de género en los servicios sociales es fundamental para el comité de crisis, tanto en la reagrupación familiar como en la activación de las alertas cuando las mujeres estén embarazadas o atraviesen cualquier otro proceso ginecológico como un aborto. Igualdad también propone que las víctimas que padezcan adicciones, enfermedades y problemas de salud mental reciban mayor vigilancia.

Rodríguez ha recordado a la reciente víctima de 91 años asesinada en Tenerife para aclarar que es necesario que las personas próximas a esta edad reciban más atención porque son más vulnerables. La secretaria de Estado de Igualdad ha insistido en el empeño del comité en dificultar al agresor el acceso a las armas.

Se trata del segundo comité de crisis del verano que realiza el departamento de Irene Montero; el primero se celebró en julio después de registrar ocho asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o exparejas. A estas cifras se añaden otras cuatro asesinadas en junio. Las vacaciones favorecen el riesgo por el aumento de la convivencia. La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, ha aclarado que agosto es el segundo mes con mayor número de asesinatos, el primero es julio con 127 víctimas desde 2003.

Rosell ha confirmado este lunes que los dos crímenes cometidos este domingo son asesinatos machistas. Ha detallado que el 85,7% son cometidos por parejas o cónyuges, el resto por exparejas. Solo en uno de los casos la víctima había denunciado y en tres ocasiones el agresor se suicidó después de los hechos. Un total de 10 menores han quedado huérfanos este mes. Seis de los 42 feminicidios del 2023 se cometieron con armas de fuego.

El 80% de las mujeres asesinadas en 2023 no había denunciado previamente a su agresor y casi el 70% convivía con él cuando se produjo el crimen. Solo ocho víctimas acusaron a su maltratador, pero únicamente tres contaban con medidas de protección. Estos feminicidios dejan a 45 menores huérfanos este año, 413 desde 2013. En esta legislatura, desde Igualdad han querido mejorar el sistema de seguimiento integral de los casos de violencia de género, Viogen, para recoger datos sociales y civiles de los agresores, además de los criminales. Rodríguez ha resaltado la utilidad del comité y ha informado de la futura ampliación de su composición y de su alcance.

El día 7 de agosto, una mujer de 27 años fue asesinada en Almería por su marido, delante de los tres hijos menores de edad. Al día siguiente, la violencia de género se cobraba otra víctima, que ya había denunciado, en Pozoblanco (Córdoba) y era asesinada también una mujer de 91 años en La Laguna (Tenerife). Ni 10 días después, la policía encontraba asesinada a una mujer en Moratalaz (Madrid). Su pareja se suicidó después de cometer el crimen. A la semana siguiente, el horror regresaba a Andalucía. Esta vez, una víctima de 63 años era asesinada en Chipiona (Cádiz) por su marido. Este miércoles se han confirmado dos asesinatos machistas; uno en Béjar (Salamanca) y otro en Alzira (Valencia). El Ministerio de Igualdad ha comunicado también este mes el crimen machista de otra mujer en Motril (Granada) el 6 de mayo, tras comprobarse que no había fallecido en un accidente de tráfico.

Dos nuevos asesinatos

Este domingo se ha repetido la historia con dos crímenes más. Un hombre ha sido detenido como presunto autor del asesinato de su expareja en Sevilla, cuando preparaba una cuerda supuestamente para quitarse la vida, según fuentes policiales. En Villanueva del Arzobispo hallaron los cuerpos de una pareja con heridas causadas por arma de fuego. Se encontraban en trámites de separación, según Efe. La violencia de género se ensaña con Andalucía, que es la comunidad autónoma donde más mujeres han sido asesinadas en lo que va de año.

El comité de crisis, puesto en marcha en julio de 2022, se convoca cuando se registran cinco asesinatos machistas o más, o en aquellos feminicidios con circunstancias de especial relevancia. Igualdad ha activado este protocolo en otras tres ocasiones: en diciembre de 2022, tras 11 mujeres asesinadas; en enero de 2023, después de registrar ocho feminicidios y en mayo cuando se produjeron seis crímenes. En primavera, los expertos del comité ya valoraron impedir a los agresores la posesión de armas. También, pensaron en igualar la cuantía de las ayudas económicas de las víctimas de violencia de género a las de las víctimas por terrorismo.

La secretaria de Estado de Igualdad ha alertado de que “no podemos convivir en una democracia como la española con una cifra como esta. 42 asesinatos son demasiados para actuar con normalidad”. Y ha lanzado un mensaje claro: “Hay que sacar el negacionismo de las instituciones”.

El teléfono 016 atiende a las víctimas de toda la violencia machista —de la física a la psicológica, la sexual o la trata—, a sus familias y a su entorno las 24 horas del día, todos los días del año, en 52 idiomas diferentes. El número no queda registrado en la factura telefónica, pero hay que borrar la llamada del dispositivo. También se puede contactar a través del correo electrónico 016-online@igualdad.gob.es y por WhatsApp en el número 600 000 016. Los menores pueden dirigirse al teléfono de la Fundación ANAR 900 20 20 10. Si es una situación de emergencia, se puede llamar al 112 o a los teléfonos de la Policía Nacional (091) y de la Guardia Civil (062). Y en caso de no poder llamar, se puede recurrir a la aplicación ALERTCOPS, desde la que se envía una señal de alerta a la Policía con geolocalización.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites