Ningún equipo tiene la autoestima del Barça. Alcanza con escuchar a Laporta, a Xavi y a Araujo antes de enfrentar al Madrid y mirar después el resultado: 3-0. Un marcador sorprendente si se mira el partido entero disputado en Dallas. El Madrid todavía no se explica la derrota ni cómo no marcó ni un solo gol al Barça. Los blancos se pelearon con los palos -contaron hasta cinco- con el rival y también consigo mismos, reiteradamente negados ante un espléndido Ter Stegen y un punzante Dembélé. Los jugadores más clásicos fueron los mejores del clásico ante la falta de noticias de Bellingham y Gündogan hasta que salió Fermín López. Un delantero onubense de 20 años que el año pasado jugó cedido y marcó 10 goles con el Linares. Fermín López remató al Madrid con un gol y una asistencia para Ferran Torres después que Dembélé hubiera cruzado un tiro imposible para el reaparecido Courtois.

Las dos alineaciones fueron a fin de cuentas consecuentes con el luminoso cartel del partido del AT&T Stadium. Hubo quien pagó 3.000 dólares por una entrada en la reventa después de que 82.026 espectadores llenaran el campo de Arlington en Texas. Jugaban los mejores del Barça y los más llamativos del Madrid. Ancelotti ha diseñado de momento un rombo para la exhibición de Bellingham, resguardado por Tchouameni, Camavinga y Valderde, una medular primaveral y vigorosa, alternativa al talento de dos ilustres veteranos como Modric y Kroos. El Madrid aspira a evidenciar que tiene mucho futuro mientras que el Barça se abraza al presente a partir del experto Gündogan y del plan que le valió para ganar la Liga: cuatro centrocampistas -Gavi está lesionado- en un cuadrado; Balde para atacar y Araujo-Koundé para defender; y Dembélé antes que Raphinha para acompañar a Lewandowski.

Te lo cuenta Ramon Besa. Puedes leer la crónica completa del partido en este enlace.